Criss Rosero

Criss Rosero

Desde la adolescencia, he estado vinculada en espacios de jóvenes, especialmente con temas relacionados a los asuntos de derechos sexuales y reproductivos. Estas experiencias me hicieron ver que la situación de las mujeres es muy difícil en Ecuador, en particular en términos del ejercicio de la sexualidad. Entonces, me fueron interesando estos temas tanto así que decidí enfocarme un tema relacionado con la sexualidad adolescente para mi investigación de pre-grado para completar mi licenciatura en comunicación social.

En seguida, me vinculé con Ecuador Adolescente. Ese proyecto específicamente trabaja los derechos sexuales y reproductivos entre adolescentes. Yo pude identificar que, a pesar de los avances en las nuevas generaciones, en lo que se refiere al tema del ejercicio de la sexualidad de las mujeres persisten las limitaciones. Al primer momento, uno pensaría que la sociedad avanza y que hay la posibilidad de cambios, pero parece que en la vivencia de la sexualidad de las mujeres no ha habido muchos cambios estructurales.

Además, me conmovió mucho que, a lo largo de mi vida, siempre estuve relacionada con las mujeres y lo difícil que era vivir la sexualidad. Esto es algo que podemos vivir en carne propia, es decir, algo que muchas de nosotras hemos experimentado. Estas situaciones me llevaron a decidir que mi lucha personal y profesional estaría encaminada a buscar, de alguna manera, una realidad en la que todos y en particular las mujeres, puedan vivir su sexualidad libre y saludablemente.

Me vinculé a espacios de derechos de mujeres, y tuve la posibilidad de trabajar en proyectos específicos de género. Eso me hizo darme cuenta que la teoría feminista es fundamental para articular estos proyectos y ponerlos en práctica. Considero que en el tratamiento de los derechos sexuales y reproductivos, hay una brecha entre lo que es la teoría y la práctica, esa última entendida tanto como el activismo social como en la transformación personal. Creo que el activismo y la teoría van de la mano. Creo que es el momento de buscar una confluencia entre estos dos espacios.

Con estas experiencias, llegué a sentir que tenía muchas ideas y ganas de construir, y había muchos proyectos en marcha. A la vez, estos proyectos necesitaban de un sustento, un argumento. Me di cuenta de que sólo al profundizar la teoría feminista, me haría tener proyectos sólidos. Por todo eso, quería continuar mis estudios en una maestría donde podía profundizar en particular la teoría feminista.

Tenía ganas de seguir creciendo profesionalmente también, y sentí que FLACSO me daría las herramientas que me faltaban. Este programa es el único programa en Ecuador que se enfoca específicamente en género. Me llamó mucho la atención la malla curricular: particularmente las materias de teorías feministas y diseño de proyectos.

Creo que lo que el programa más me ha aportado en el último año es el grupo diverso y multidisciplinario que tenemos. Las experiencias personales y perspectivas diversas que hemos compartido, vinculadas con la teorización, me han enseñado mucho. En todas las materias, ha habido momentos muy interesantes entre mis compañeros– de diversos países, de diversos sectores, con diversas experiencias en el activismo y/o trabajo– que me han nutrido mucho.

Mi tesis tiene como tema el género, clase social, y la soberanía del cuerpo: las trayectorias que siguen las mujeres en la toma de decisión y el acceso al aborto en la ciudad de Quito. En primer lugar, escogí el tema por ser una realidad cotidiana de las mujeres y también cercana a mi historia de vida. Algunas de estas experiencias mías relacionadas al aborto, acompañando a varias mujeres, han sido muy gratificantes y otras muy dolorosas. En segundo lugar, a nivel local no se ha profundizado el tema del aborto con la clase social. Existen muchos imaginarios que no podemos saber si son cercanos a la realidad o no. Estoy convencida también que los procesos de activismo en esta ciudad– como son la línea de aborto seguro, por ejemplo– modifican las trayectorias que siguen las mujeres al momento de decidir y acceder un aborto.

Luego de completar la tesis y la maestría, me gustaría seguir profundizando en los derechos sexuales y reproductivos. Todo lo que he adquirido en la maestría, lo estoy poniendo en práctica en mi ejercicio activista y en proyectos que quiero ejecutar. Por ejemplo, construír una metodología que permita alcanzar una transversalización del enfoque de género dentro de organizaciones sociales.

Para concluir, me gustaría ver y aportar a acarrear un mundo de libertad. No hay nada más maravilloso que vivir la libertad. En el caso de las mujeres, poder vivir la sexualidad de manera saludable es estar en libertad.