Estadísticas

Tamaño: 397.87 KB
Lecturas: 225

La crisis mundial y el agotamiento del modelo de exportación de población y
captación de remesas familiares en El Salvador. ¿Es viable una nueva estrategia
de desarrollo?

Por
Oscar Guillermo Morales Barahona (publicado en 2011-06-27 por yessicm2010 )
Países relacionados
Documento:
Publicado y/o Presentado en:
IV Congreso de la Red Internacional de Migraciòn y Desarrollo. Crisis Global y Estrategias Migratorias: hacia la redefinición de las políticas de movilidad.
Resumen:
En el caso de El Salvador, la emigración internacional ha sido un elemento constitutivo de la Historia Económica del país, desde la implementación del modelo agroexportador basado en el café a finales del siglo diecinueve. Este modelo económico, al transformar las relaciones sociales de producción a nivel rural y la estructura de la tenencia de la tierra, aunado a una alta tasa de crecimiento poblacional dio lugar al surgimiento de un excedente de población que debió buscar en la emigración internacional una alternativa de subsistencia. En tal sentido, la salida de población al exterior permitía atenuar la polarización económica y social y la conflictividad política. En suma, la emigración internacional de salvadoreños y salvadoreñas ha sido una estrategia de muchas familias para encarar la pobreza estructural, la precariedad del empleo y los salarios provocados por la implementación de diferentes modelos económicos a lo largo del desarrollo capitalista en El Salvador. Desde 1880 hasta 1969, prevaleció la expulsión masiva de mano de obra hacia la región centroamericana por sobre otros destinos como Estados Unidos. El destino predilecto de los emigrantes salvadoreños fue Honduras, país en que los salvadoreños laboraban como asalariados agrícolas y cultivaron granos básicos en terrenos estatales. Sin embargo, la guerra entre El Salvador-Honduras en 1969 y el retorno forzoso de decenas de miles de salvadoreños a su país, el fracaso del Mercado Común Centroamericano, la crisis experimentada en ciertos productos orientados a la agroexportación y la intensificación de la violencia en El Salvador en el transcurso de la década del setenta, fueron elementos que provocaron una ruptura en el comportamiento de la emigración internacional salvadoreña.