Bogotá: ¿Un milagro estancado?

Bogotá: ¿Un milagro estancado?